OPERACIÓN LAVADO CORRUPTO

 

    Basta revisar la primera carátula del semanario Kanatari –algo así, más de 30 años- para observar que el problema del agua en nuestra ciudad viene de antaño. Desde entonces mucha agua limpia y servida ha corrido por los primeros alcantarillados hechos a base de ladrillo y cemento para extenderse luego por una red de tuberías. Desde entonces la insatisfacción por el agua potable y el desagüe en nuestra ciudad cercano al medio millón de habitantes alcanzan ribetes clamorosos: Unas veces por desatención técnica, como decir falta de maquinarias para el bombeo acompasada por fallas en su mantenimiento y acompañadas de largas letanías.

     Otras, ligado con lo anterior, simplemente por una inoperancia de un servicio público lleno de ineptitudes que tiene su sustento al estar plagado de burócratas puestos en el Directorio como parte de favores de un clientelaje político imperante que acompaña cada proceso electoral. De paso, SEDALORETO como sus afines, es una empresa de las llamadas “estratégicas” que se resiste a ser privatizado por el Estado.

    De gobierno a gobierno, de directorio a directorio, cada uno de ellos ha tratado de dar solución a este álgido problema. Lo que ha significado remoción del suelo con cavados e insufribles cambios de tuberías, tanto para el agua potable, como los sifones para el discurrir de las aguas pluviales y el desagüe, esto último traslada en su contaminado líquido lo pérfido de la corrupción de más de una administración de SEDALORETO. Vale agregar que el problema de reciente recordación y que llevó a una “cirugía dolorosa” en palabras del expresidente regional Iván Vásquez, hoy envuelto en problemas judiciales, es motivo de quejas y lamento regional por afectaciones económicas y de ciudadanos. Cada vez que el cielo se encapota y anuncia un aguacero de imprevisibles consecuencias solo hay que ponerse a rezar.

    Este ligero preámbulo da pábulo para explicar la presencia de Odebrecht en nuestro medio. La empresa se hizo cargo de muchas obras para dar -una vez más- solución al agua como el levantamiento de muchos reservorios durante el segundo periodo del gobierno aprista con el ministro Celso Garrido Lecca por delante y en la gestión de Robinson Rivadeneyra. El líder de UNIPOL ha comenzado a prestar su declaración ante las autoridades judiciales para el esclarecimiento.

    Todo el caso de corrupción de la empresa Odebrecht que hoy sacude a los países de Latinoamérica  con la operación Operação Lava Jato (Operación Autolavado) fue en un inicio una operación llevada a cabo por la Policía Federal de Brasil con el objetivo investigar un esquema de lavado de dinero sospechoso de mover más de 10.000 millones de reales brasileños. Uno de los hilos fueron a dar gracias a una serie de delaciones, en eufemismo, “confesión sincera” con Odebrecht. “Demorará mucho para dar con los peces gordos” ha dicho el fiscal de la Nación Pedro Sánchez. “Hay que tener mucha paciencia” retruco. Eso esperamos.